¿Quieres estar al tanto de las actualizaciones y nuevos relatos?

viernes, 12 de octubre de 2012

Reflexión del día


Montequinto, Sevilla, Andalucía, España, Europa, Tierra, Sistema Solar, Vía Láctea, Universo...

Cuando una persona le pregunta a otra de dónde es, ésta responderá según el contexto en el que se encuentre. Yo, por ejemplo: en Sevilla, respondo de Montequinto; en otra provincia andaluza, sevillana; en otra comunidad española, andaluza; en otro país, española; con las estrellas, del planeta Tierra.
Es normal que la intensidad de mi sentimiento de pertenencia a un lugar u otro vaya en ese orden, pues es el orden de cercanía a mi contexto habitual.

No obstante, no considero que sentirme andaluza, representada por la bandera verde y blanca, por el himno de mi Comunidad, sea contrario a sentirme parte de una España diversa, rica culturalmente y con una pluralidad fantástica.

La Historia de Andalucía no es la misma que la que ha vivido la España del norte, igual que otras comunidades difieren también en los caminos mediante los cuales hemos llegado a formar parte de un mismo país. Es normal, entonces, que existan diferencias culturales entre las distintas zonas que conviven en la península, pero no por ello esas diferencias tiene que indicar superioridad o inferioridad al resto de España.

¿Saben? Yo no me siento menos española por no hablar el castellano estándar, ni considero menos español a alguien cuya primera lengua no es el castellano. Contrario a eso, aprecio más cuanto más difiere de mis costumbres o forma de hablar por la riqueza que eso representa. 

Quizá por esto, entre otras cosas, me entristecen las ideas separatistas. Creo más en la propuesta de soluciones para lograr una igualdad sana, en la cual la diversidad esté reconocida, valorada y apreciada, donde todos nos sintamos igual de representados, ni más ni menos que otras personas, ni más ni menos desprestigiados por nadie, apreciando las virtudes, riquezas y posibilidades de cada Comunidad.

Hoy, 12 de octubre, se conmemora el avistamiento de tierra por el marinero Rodrigo de Triana en 1492, la Fiesta Nacional de España y el Día de la Virgen del Pilar.

Si fuimos capaces de encontrar tierra cuando no se pretendía siquiera, ¿no seremos capaces de encontrar la armonía para una convivencia digna y respetada entre todos? Una convivencia cuyos pilares sean la humildad, el respeto, el amor y la solidaridad, una convivencia real, de pertenencia, de no sentirse ni más ni menos que el de al lado, sino parte de una misma Tierra.
María Beltrán Catalán

11 comentarios:

LadyLuna dijo...

¡Hola!
Como veis, empiezo a retomar de manera más activa mi pequeño rincón. Esta vez he querido compartir una humilde reflexión que me ha surgido hoy con motivo del día que es.
El próximo escrito volverá a ser uno de mis relatos o cuentos.
¡Un abrazo!

Flavia Valeria dijo...

Comparto totalmente tus ideas. Yo soy castellana y me siento española, y además de ser castellana me siento también en mi propia casa en cualquier lugar de España, ya sea en Andalucía, Cataluña, Bilbao, Pontevedra... Y las diferencias me parecen una inmensa riqueza común.

Flavia Valeria dijo...

Comparto totalmente tus ideas. Muchas gracias por exponerlas.

Vanesa Morote dijo...

¡Hola!

No pretendo entrar en discordia, pero lo cierto es que yo cada vez me siento menos española y de hecho no para de decir que soy catalana. El caso es que los catalanes nos hemos cansado, cansado de haber sido durante años la comunidad que más ha aportado a la solidaridad de lo que tu llamas Estado Español y recibir a cambio mierda, porque eso es lo que hemos recibido. Y ahora que es cuando "necesitamos ayuda" (lo pongo entre comillas porque ha quedado demostrado varios estudios recientes que Cataluña sin España podría salir de la crisis antes que "nuestro" país) se nos acusa de haber sido derrochadores.

En cuanto a las palabras del señor Wert de acusar a las escuelas catalanas de adoctrinar a los estudiantes en el separatismo político y de querer "españolizar" deja bien clara su postura dictatorial en cuanto a Cataluña. También decir que no sé que manía tienen todos los gobiernos de cambiar la ley de educación cada vez que se entra en el poder.

Otra cosa sorprendente es que defiendan tanto la constitución cuando el PP ni siquiera la votó. Además decir que es anticonstitucional hacer una consulta sobre la independencia es negar uno de los principales derechos de la democracia.

Otra cosa antidemocrática es que tengamos una ley electoral que solamente favorezca a los dos partidos mayoritarios de este país, pero ese ya es otro asunto.

Decir también que yo nunca he sido totalmente independentista hasta hace pocos años... Así que obviamente no creo que en mi colegio me adoctrinasen las ideas de las que nos acusa el señor Wert. He pasado de sentirme catalana-española a sentirme únicamente catalana. Y tengo un montón de amigos que han hecho el mismo proceso y eso solo puede significar una cosa.

Estoy de acuerdo contigo, buscaría un diálogo. Me hubiese conformado simplemente con el hecho de Cataluña pudiese administrar sus propios impuestos sin necesidad de separarse del resto del país, pero creo que eso no va a ser posible si el Gobierno no cambia ciertas maneras de pensar que empiezan a recordar ideas franquistas.

Y hasta me contentaría con la destitución del señor Wert que en temas de educación se está luciendo. ¿Es necesario en época de crisis estar creando anteproyectos de la Ley de Educación?

Bueno, el caso es que respeto tu opinión, así que ningún problema. Espero que acabes de pasar un gran fin de semana largo y que este blog no se convierta en un blog político o acabaremos mal (es broma).

Espero que lo próximo sea un relato que me gustan más.

Por cierto... ¿Sabías que la Diada Nacional de Catalunya celebra la caída el 11 de septiembre de 1714 contra las tropas de Felipe V de España? De ahí que cada 11 de septiembre se celebren manifestaciones para la independencia en las ciudades catalanas, con la esperanza de recuperar el status que perdimos aquel fatídico 11 de septiembre de 1714.

Nos vemos.

¡Cuidate!

Y no te preocupes que te seguiré leyendo, y de nuevo perdón por la parrafada. Espero que no quede muy incongruente pero es he ido añadiendo ideas a medida que se me iban ocurriendo.

Sidrina dijo...

Comparto tu reflexión soy gallega pero me siento española. Buen fin de semana largo. Bicos.

Xevi CG dijo...

Un tema de actualidad y complejo.
Esperaba un relato literario, no lo es, pero todo lo que escribes está bien expresado.

Coincido, en buena parte, pero por ejemplo, en Cataluña, que algunas personas quieran "independizarse", cada vez más, no es por menospreciar a nadie, simplemente es por tener derecho a decidir el propio futuro.

Muchos catalanes, tienen familiares y amigos en el resto de territorios de España (me incluyo) y quieren seguir teniendo buena relación con todos, quieren seguir formando parte de Europa y del mundo, pero a nivel de gobierno, de organización, de recursos, etc. Muchos estan planteando poder decidir por ellos mismos.

Desde mi punto de vista, ya hace tiempo que la relación de Cataluña con el resto de España es como un matrimonio mal avenido, con múltiples faltas de respeto, lo normal sería sentarse a hablar y buscar soluciones, pero si eso ya se ha intentado y no funciona, el siguiente paso es estudiar la posibilidad de separarse y eso no tendría porque ser traumático, muchas parejas se separan y desean lo mejor para la otra parte, pero saben que no pueden estar juntos. Hay otros que no aceptan esa separación y pretenden obligar a su pareja a continuar la relación, es eso sano y recomendable?

¿Por qué insistir en la NO separación si una de las dos partes lo desea (supuestamente)?
¿Por qué si se iniciase un proceso de posible separación tiene que ser problemático?
Si se realizara un referendum se sabría que opina realmente la mayoría de catalanes ¿Por qué no permitir que se sepa esa opinión y ese deseo, sea el que sea?

Son sólo reflexiones y preguntas que me surgen al plantear este tema, por desgracia, hay gente que no quiere que se respondan, solo quieren que se acepte su "autoridad" y a callar, eso para mi no es democracia, ni respeto, ni amor, ni solidaridad, ni humildad, ni buena convivencia.
Desde mi punto de vista, las uniones forzadas, no son verdaderas uniones, es simplemente uno sometiendo a otro.
¿Por qué para algunas personas, cuando tan solo se plantea la posibilidad, parece que tenga que ser un hecho catastrófico?
Europa hace unos años no estaba unida, ahora lo está, antes cada uno teníamos nuestra moneda, ahora tenemos el Euro. Son ejemplos de que las cosas van cambiando, por qué si España cambiara, por una supuesta separación de Cataluña, o de otra región, tendría que ser una catástrofe?

Paro de hacerme preguntas porque sino no acabaré nunca...¡Cómo me enrollo! ;P

Espero no crear polémica, son reflexiones y preguntas que me surgen con este tema.

¡Besos y un abrazo mimoso!

JUAN dijo...

Hola Lady Luna. Yo comparto tu postura, me siento andaluz y español y ciudadano del mundo.
No quiero entrar en polémica en tu espacio, pero algunos comentarios me sacan de quicio cunado hablan de dictadura. ¿No es dictadura imponer una lengua, señalar las calles y direcciones sólo en catalán cuando la ley les obliga a respetar a los castellano-hablantes? Muchos comercios de mi ciudad son de catalanes y vascos: farmacias, restaurantes, tiendas de ropa... Incluso hay médicos y maestros. A ninguno se le ha exigido haber nacido aquí. A mi hija la rechazaron en las oposiciones para un puesto de trabajo en un laboratorio por no saber escribir y hablar el valenciano, siendo ella licenciada en Químicas.
Yo por mí les daría la independencia y que se fueran. No quiero estar con gente que no me quiere. Eso sí, que reconozcan que si son más ricos que otras comunidades es porque todos los gobiernos han invertdo grandes sumas de dinero en su territorio para construir industrias y tenerlos contentos, y que más de un millón de extremeños y andaluces han dejado su vida trabajando para enriquecerlos, y ahoa los premian discriminándolos y obligándoles a perder sus raices al no permitir que enseñen a sus nietos su historia y lengua. En fin, ya digo: que se vayan y se apañen. Un besito, guapa.

Anónimo dijo...

Hola Luna. Estoy de acuerdo con todo lo que dices. Es una buena reflexión y una forma acertada de encarar la realidad. Maribel

Selene dijo...

Ojalá sea como tú dices. Yo vivo en una ciudad de Alicante y pienso exactamente igual que tú. La multiculturalidad dentro de un mismo país debería ser motivo de alegría, de oportunidades, de amistad, de diversión... y sin embargo lo pintan como una barrera entre miembros de una misma nación. ¿Hasta dónde vamos a llegar? Espero que estas disputas pronto acaben porque me entristece mucho encender el televisor y ver en las noticias que una parte de España se quiere separar... En fin, ya veremos qué pasa. Y, por cierto, ya tienes nueva seguidora ^^
Un abrazo de http://elcaminoquesigoempiezayacabacontigo.blogspot.com/ & http://utopiainthemoonlight.blogspot.com/ :3

Lexy Sen dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo, parece ser que el ser humano medio no es capaz de sentirse "ciudadano del mundo", siempre tiene algo que decir con respecto a su identidad. Y a mi eso de las banderas, y la patria, y el sentimiento de pertinencia a un sitio concreto me parece muy bien, porqué todos tenemos en algún rinconcito nuestra casa, pero hasta cierto límite oye...Así que aplaudo lo que dices, y el cómo lo has expresado.

pd. Vuelvo por aquí, espero poder quedarme, te invito a visitarme de nuevo también :)

Da dijo...

Cuánta, pero cuánta razón...