¿Quieres estar al tanto de las actualizaciones y nuevos relatos?

jueves, 12 de abril de 2012

Un deseo

A veces desearía ser invisible; otras, formar parte de ese vestido amarillo que cubre la tierra del campo, contrastando con el triste gris de este cielo inglés que no me deja ver el sol.
Ahora lo pienso y me resulta curioso: un extremo u otro; pues me encuentro en ese incómodo intermedio de ser visiblemente distinto.
Aquellas flores son como modelos hermosas, con sus pétalos perfectamente dibujados y sus tallos altos y esbeltos. Y yo, un solitario diente de león, un pequeño copo de nieve que no se deshace en primavera. Un deseo, eso es lo que soy. Un anhelo imposible, un sueño de los que no se recuerdan al despertar.
En conjunto, somos una fotografía congelada en el tiempo, un cuadro de esos que se exponen en los museos, que la gente mira sin ver, en realidad, más allá de las extrañas pinceladas.
De repente, una mano me separa de mis raíces, paraliza mis pensamientos. ¿Qué ocurre?
Oh, una niña. Más bien, una joven. Detrás de ella aguarda un chico algo mayor que ella.
-Cuando era pequeña... -qué voz más dulce- y deseaba algo de todo corazón, acudía al campo más cercano en busca de una flor como esta. -Flor, me ha llamado flor, ¿de verdad cree eso de mí?- Entonces cerraba los ojos, pensaba intensamente en mi interior sobre ello, y soplaba. -Se obedeció, llevando al presente un recuerdo de hace años.
Un deseo, eso es lo que soy. Una ilusión confesada en un suspiro, un secreto compartido con la incertidumbre del qué pasará después.
La joven sonríe.
Y pienso. Aún puedo hacerlo. Un deseo, eso es lo que soy. Aunque, esta vez, me siento diferente.

11 comentarios:

LadyLuna dijo...

¡Hola!
Esta vez he demorado demasiado, lo siento. Intentaré que no vuelva a ocurrir y pasaré por vuestros rincones más a menudo.
Para este relato me he inspirado en una fotografía que hice el fin de semana pasado cuando fui a Oxford a ver a David. Es la que acompaña el escrito.
¡Espero que os guste y que os vaya todo genial!
¡Un abrazo!

Anónimo dijo...

Muchos de nosotros vivimos en deseos, pero eso, es lo que nos convierte en seres especiales. No para el mundo, no para el labor, sino para nuestra mente, que querramos o no, es un universo entero. Un Saludo muy grande!!

Xevi CG dijo...

Inspirador, como siempre!

A veces, lo que llamamos "realidad" se empeña en hacernos creer que eso es lo que hay, que por mucho que sueñes o desees algo mejor, la "realidad" será igual. Quizá sea cierto, pero yo estoy convencido que pensar, creer y sentir nuestros sueños y deseos nos ayuda a "crearlos".

La dificultad radica en que hay que soñar y sentir nuestros deseos con todos los sentidos y con una fe absoluta, de forma constante,llenos de amor y sin miedos. Estos últimos son los que nos alejan de cualquier cosa que deseemos.

Yo aún soy aprendiz, pero voy paso a paso, practicando con ilusión.

Un día más, te doy gracias por seguir compartiendo con nosotros relatos inspiradores :)

Un abrazo mimoso!^^

Mr. Potato With Mostaza dijo...

Cómo no, una entrada que da gusto leer e imaginar. Sería genial poder sentirse como ese diente de león de vez en cuando, pero sin abusar claro xP
Un besote guapa :)

TORO SALVAJE dijo...

La ausencia de ilusiones y deseos es la muerte en vida.
No dejes que te ocurra jamás.

Besos.

Sese dijo...

Qué bonito ser portador de buenos deseos, ser motivo de ellos, participar de los mismos.

Precioso relato.


Besos

José Antonio dijo...

Los deseos los y amores, poseen futuros inciertos... uno nunca sabe cuando se cumplen sino hasta tenerlos. Saludos cordiales.

Carlos Gamissans dijo...

Me gustan mucho tus metáforas y tu prosa poética. Como siempre, un placer leerte.

¡Saludos!

JUAN dijo...

Pura poesía. El diente de león personificado en tus letras,derramando sentimientos y anhelos, soñando con otros mundos.

La foto está muy bien conseguida: mitad tierra y mitad cielo, un primer plano de la flor que nos habla seguido del verde prado.Como bien dices, está muy bien para ser enmarcada y presidir un rinconcito en tu casa. Un beso,princesa.Me alegro de leerte de nuevo.

LadyLuna dijo...

¡Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!

Rosalía dijo...

Hola LadyLuna, me alegro de ver que sigues escribiendo incansablemente el blog y regalándonos tus palabras. Felicidades, eres una gran escritora. Yo llevo ya bastante sin escribir, tal vez algún día retome y corriga mis textos. Por ahora estoy más implicada en el mundo de twitter y te recomendaré con mucho gusto allí para que te conozca aun más gente. Un abrazo de una seguidora madrileña.